Feeds:
Entradas
Comentarios

Muchas veces, y cuando la economía lo permite, nos interesamos por lenguajes gastronómicos diversos. Últimamente está de moda decantarse por la cultura gastronómica proveniente del Japón. Ese pescado crudo descansando sobre arroz parece que nos llama la atención, ya sea porque nos retrotrae a los tiempos en los que el Hommo no había descubierto el fuego, o por que en el fondo sustituye el deseo de conocer aquellas tierras.

Pues parece que esa luz se ha encendido también para los sevillanos, por lo que en los últimos tiempos se han abierto una serie de restaurantes japoneses regentados y trabajados por población china. Eso, y que trabaje yo en ellos…, es lo mismo.

Pero queremos hablar sobre uno de esos restaurantes en concreto (aunque pasaremos por la cuerda floja a otros). KAEDE, situado céntricamente en la calle Santa María La Blanca (aunque tienen otra sucursal en los pies del Hotel Macarena) es uno de ellos. Lo cierto es que su comida no está nada mal. Si sabe realmente a comida japonesa o no…, la verdad es que no lo se, porque – por desgracia – , no estuvimos en Japón para poder comparar.  Eso si, nos lo apuntamos. El problema de este restaurante surge en el trato, calificado en una palabra como PÉSIMO.

Si deseas que te atiendan malamente, te aparten el plato y los palillos (o – hashi おはし) de la boca, las camareras te increpen para que decidas la comida, etc. ¡Este es tu lugar!

Pero, tras hacer un recorrido por otro restaurante de estas características no encontramos con el restaurante SAMURAI (), situado en la calle Salado (Los Remedios). Efectivamente el trato es exactamente el mismo, donde las camareras olvidan que es España, donde el comer – cuando se puede -, es nuestra bandera,  nos gusta tomarnos las cosas con calma.

Pero si a pesar de todo queréis visitarlos nos permitimos haceros alguna recomendación. [1] Si pedís la cerveza típica japonesa (Sapporo, Asahi, etc.), muy similar a la nuestras, os cobrarán alrededor de unos cuatro euros por unidad. [2] cuando hagáis la reserva comentad que no tenéis prisa por terminar de comer.

Con el titular queremos plantearnos una cuestión que parece pasada, pero que aún es una realidad. Los españolitos de a pié creemos que formamos parte de la élite europea; que hablamos como iguales al resto de Europa. No hay nada más equivocado. Parece que nuestra percepción se ha desvirtuado al ver llegar tanto emigrante por “nuestras” costas, y nos ha hecho pensar que la época en la que en los bares de Bélgica, por ejemplo, no se admitían a españoles, ha pasado.

Otro ejemplo de discriminación en Texas (EE.UU.)

Este mismo verano he podido comprobar en Copenhague cómo a los españoles, no se si al resto de los no anglosajones, se nos exigía en un hotel  que pasásemos la tarjeta de crédito por si hacíamos algún destrozo. Hoy mismo he encontrado otro ejemplo en una oferta de trabajo para la empresa INTERMAP. En las ofertas de trabajo de su Web hay un enlace hacia la sucursal de Alemania, donde se deben especificar varias cosas. En un primer paso debemos especificar lo que denominan etnicidad:

– Hispánico o latino.

– No Hispánico o latino.

Una vez que quede claro que no somo latino, por ejemplo, deberemos elegir si somo asiáticos, negros, índios americanos, etc.

Formulario para rellenar para la oferta de trabajo en INTERMAP.

Las conclusiones puedes hacerlas tu misma/o.

ENLACES:

Página del formulario:

https://home.eease.com/recruit2/?id=333075&t=2

Página de la empresa con el enlace a la oferta:

http://www.intermap.com/munich-job-openings

GRACIAS

No, al control de la Red.

Estamos viviendo en una época donde se están perdiendo muchas libertades. Muchas palabras han perdido el valor que tenían.  Libertad es un buen ejemplo. Antes significaba poder decidir el rumbo de tu vida,  ahora está vacía. No colaboremos para que siga así, y hagamos recobrar los significados de éstas

No al control de la Red

En el diario español EL PAÍS aparecía un artículo donde se hacía referencia al comportamiento de una empresa americana con los trabajadores. En resumen, comentaba que la empresa norteamericana Hyatt Hotels Corporation había despedido a 100 de los trabajadores peor pagados con el fin de compensar las pérdidas de dicha empresa. Exactamente cada trabajador despedido cobraba 15 dólares / hora, más un seguro médico. Los nuevos contratados, sin embargo, cobrarán 8 dólares / hora y sin seguro médico. Exactamente, el diario criticaba que si hubiese rebajado los sueldos de los directivos en 1 %, esas pérdida se hubiesen compensado.

Ahora debemos preguntarnos ¿Qué está pasando entre la empresa y el trabajador?.

Cuando vamos a una oferta de trabajo, el entrevistador lo único que te enseña son las supuestas ventajas que  ese trabajo no oferta. Nos habla de un sueldo que no es para tanto si lo comparamos con el nivel de vida actual y menos si los comparamos con el resto de Europa; habla de unas condiciones de trabajo cómodas y dignas, o de hacerte a los pocos meses indefinido, adornandolo con mucha palabrería y con una seriedad propia del Conde de Montecristo. En la fase del trabajo comienza a exigir a niveles sorprendentes  (sueldos bajos, horas extras obligatorias e impagadas, deficiente material de trabajo, moving,  vejaciones, etc). Por tanto, se va mezclando la presión del trabajo en sí con la ejercida por la persona encargada de velar por la empresa.

Pero cuando los proyectos salen adelante y  el trabajo marcha bien ¿Qué hace la empresa?, pues inclumplir el trato que tenía contigo. Y esto lo resuleve despidiéndote.

Son muchos lo ejemplos donde queda patente el compromiso del trabajador con la empresa y la traición de la empresa con el trabajador; dejando al primero como un mero objeto que queda inservible cuando aparece uno mejor, en este caso, uno más barato. Veamos dos caso tipo (son ejemplos basados en realidades):

A. La empresa PA.LLESA, por ejemplo, no sólo contrata a licenciados como auxiliares. Obviamente les exige como técnicos (algo bastante común). Para más INRI les exige desayunar en sus escritorios, echan multitud de horas extras (obligatorias y que aparecen como incentivos en las nóminas ya que éstas no son obligatorias por Ley) a unos 9 euros. Su último artilugio es el control del tiempo que los trabajadores echan el cigarrito.

B. TIN.DRA. Esta empresa dice que no está echando a ninguno de sus trabajadores, lo cual es cierto ya que a quienes despiden es a los subcontratados. Luego, recoloca a los trabajadores indefinidos en puestos que no han visto en sus vidas, dándoles un cursito donde se intenta compensar la carrera del individuo despedido. Alguno de los recolocados hasta dirigen proyectos.

Nos quedamos en la pregunta:  ¿Qué hacen los gobiernos al respecto?.

El resumen de todo esto es que nuevamente el trabajador ha perdido la fuerza de trabajo en favor de la empresa y el empresario. Quizás la culpa de todo esto no se deba al político, al sindicato o al empresario, sino a la parsimonia de los trabajadores hacia nuestros derechos. Se nos olvida que la existencia de una Ley no es sinónimo que esta sea correcta; y es nuestro deber apoyarnos para salir juntos del atolladero.

 

¿Se te ha dado el caso?

¿Conoces alguna situación?

Nunca viene mal hacerse pasar por Geógrafos descriptivos una vez o dos veces al año, viendo y haciendo ver algunos datos que, por desgracia, nos pueden sobrecoger.  Nos ha parecido interesante hacer este ejercicio y exponer una serie de datos que han sido publicados en el “Cuadro de datos de la Población Mundial” de la PRB (Population Reference Bureau) para el año 2008.

Entre la multitud de datos que hemos visto, vamos a destacar los referentes al Reloj de la Población Mundial para este mismo año. En él vemos la gran desigualdad en el reparto poblacional entre los países desarrollados y subdesarrollados. Efectivamente, de los 6.705.479.000 de personas, el 82% (5.478.643.000) vive en los países más menesterosos; mientras que los países, mal llamados, desarrollados poseen una población de 1.226.837.000 habitantes (18%).

Población Mundial, 2008

Población Mundial, 2008

 

Si, parece que la balanza de la población cae a plomo hacia los países subdesarrollados (mal llamados en vías de desarrollo). Pero si desglosamos los datos demográficos, encontramos que ésta sigue cayendo tajantemente para los valores de natalidad y mortalidad. No podemos olvidar destacar la mortalidad infantil, ya que en los países subdesarrollados muere 13 niños por minuto.

Datos demográficos básicos, 2008

Datos demográficos básicos, 2008

Todo ello puede hacernos reflexionar de lo que pasa en el planeta y sacar unas escuetas conclusiones que, seguramente, pueden ampliarse fácilmente:

– Por qué esa polaridad poblacional entre los países desarrollados y subdesarrollados.

– Qué ocurre si comparamos los datos poblacionales con los económicos para estas mismas regiones geográficas.

– ¿Están relacionados los problemas medioambientales con la pobreza?

– ¿Es certero un sistema económico que permite que ocurra ésto? ¿Nos podemos plantear un cambio radical de las estructuras socioeconomicas?

CONTINUAREMOS

GERVASIO SÁNCHEZ.

Nos ha llamado la atención uno de estos correo multitudinarios que nos llegan todos los días. Si bien es cierto que muchos de ellos no tiene valía, otros-por el contrario -, valen su peso en oro.

Uno de estos correos hablaba sobre el fotógrafo y escritor cordobés Gervasio Sánchez, y sobre sus palabras ante los altos cargos políticos cuando el diario El País le entregó el premio Ortega y Gasset de Periodismo 2008,  bajo la categoría de Peridismo Gráfico.

Escudriñando las tipas de la Red, hemos observado el esfuerzo que mucha gente ha realizado por difundir estas palabras; seguramente indignados por el doble juego de los políticos.

Por lo tanto, no vamos a reescribir sus palabras, sino hacer un homenaje a aquellos que se molestan denunciar las injusticias a loa que nos vemos expuestos.

Os adjuntamos dos formas de difundir esta noticia que permite llegar la información a todo el mundo.

GRACIAS POR EL ESFUERZO.

Mapa de los sonidos de Tokyo.

Mapa de los sonidos de Tokyo

Nuestra afición por la multiculturalidad nos acercó al cine para ver la nueva película de la directora de Sant Adrià de Besòs (Barcelona), Isabel Coixet.

La trama de la película es sencilla. Centrándose en la modernísma y extrema Tokyo, la historia cuenta el encuentro entre una asesina a sueldo que esconde su profesión bajo una trabajadora de una lonja de pescado, interpretada por la actriz nominada a un óscar (lo que no significa realmente gran cosa) Rinko Kikuchi; y un vendedor de vinos (Sergi López) que tras el suicidio de su novia se encuentra perdido.  Ryo, nombre del personaje encarnado por Rinko, es contratada para asesinar a David (Sergi) por creer que es el responsable de la muerte de Midori; pero siente una atracción por la víctima que hace imposible que cumpla con su trabajo.

Las criticas de los diferentes medios de información ha reflejado claro – oscuros, denunciando que la situación está forzada, y que la historia es inverosímil. Otros que es predecible. A mi modesto y parecer no profesional, es cierto que la directora y guionista se vuelca en los sentimientos de los personajes y deja de lado la historia que en un momento parecía la principal.  Pero, ¿no puede ser que este sea el objetivo de Isabel?. Mostrar sentimientos, sensaciones; utilizando para ello recursos como pueden ser los “sonidos”, o un sexo explícito.

No le falta a la película su ramalazo documental, donde la directora muestra una forma de vida tan peculiar propia de una sociedad que vive de forma intensiva y que explota en fantasías y peculiaridades.