Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 noviembre 2009

En el diario español EL PAÍS aparecía un artículo donde se hacía referencia al comportamiento de una empresa americana con los trabajadores. En resumen, comentaba que la empresa norteamericana Hyatt Hotels Corporation había despedido a 100 de los trabajadores peor pagados con el fin de compensar las pérdidas de dicha empresa. Exactamente cada trabajador despedido cobraba 15 dólares / hora, más un seguro médico. Los nuevos contratados, sin embargo, cobrarán 8 dólares / hora y sin seguro médico. Exactamente, el diario criticaba que si hubiese rebajado los sueldos de los directivos en 1 %, esas pérdida se hubiesen compensado.

Ahora debemos preguntarnos ¿Qué está pasando entre la empresa y el trabajador?.

Cuando vamos a una oferta de trabajo, el entrevistador lo único que te enseña son las supuestas ventajas que  ese trabajo no oferta. Nos habla de un sueldo que no es para tanto si lo comparamos con el nivel de vida actual y menos si los comparamos con el resto de Europa; habla de unas condiciones de trabajo cómodas y dignas, o de hacerte a los pocos meses indefinido, adornandolo con mucha palabrería y con una seriedad propia del Conde de Montecristo. En la fase del trabajo comienza a exigir a niveles sorprendentes  (sueldos bajos, horas extras obligatorias e impagadas, deficiente material de trabajo, moving,  vejaciones, etc). Por tanto, se va mezclando la presión del trabajo en sí con la ejercida por la persona encargada de velar por la empresa.

Pero cuando los proyectos salen adelante y  el trabajo marcha bien ¿Qué hace la empresa?, pues inclumplir el trato que tenía contigo. Y esto lo resuleve despidiéndote.

Son muchos lo ejemplos donde queda patente el compromiso del trabajador con la empresa y la traición de la empresa con el trabajador; dejando al primero como un mero objeto que queda inservible cuando aparece uno mejor, en este caso, uno más barato. Veamos dos caso tipo (son ejemplos basados en realidades):

A. La empresa PA.LLESA, por ejemplo, no sólo contrata a licenciados como auxiliares. Obviamente les exige como técnicos (algo bastante común). Para más INRI les exige desayunar en sus escritorios, echan multitud de horas extras (obligatorias y que aparecen como incentivos en las nóminas ya que éstas no son obligatorias por Ley) a unos 9 euros. Su último artilugio es el control del tiempo que los trabajadores echan el cigarrito.

B. TIN.DRA. Esta empresa dice que no está echando a ninguno de sus trabajadores, lo cual es cierto ya que a quienes despiden es a los subcontratados. Luego, recoloca a los trabajadores indefinidos en puestos que no han visto en sus vidas, dándoles un cursito donde se intenta compensar la carrera del individuo despedido. Alguno de los recolocados hasta dirigen proyectos.

Nos quedamos en la pregunta:  ¿Qué hacen los gobiernos al respecto?.

El resumen de todo esto es que nuevamente el trabajador ha perdido la fuerza de trabajo en favor de la empresa y el empresario. Quizás la culpa de todo esto no se deba al político, al sindicato o al empresario, sino a la parsimonia de los trabajadores hacia nuestros derechos. Se nos olvida que la existencia de una Ley no es sinónimo que esta sea correcta; y es nuestro deber apoyarnos para salir juntos del atolladero.

 

¿Se te ha dado el caso?

¿Conoces alguna situación?

Read Full Post »